Actualidad

Published on 24 de septiembre de 2015 | by MPG

0

Joe Crepúsculo, triunfador del pasado Orgullo

Si quieres leer la entrevista exclusiva a Joe Crepúsulo en nuestra edición impresa pincha AQUIJoe Crepúsculo

El triunfador del pasado Orgullo

“Me gustaría colaborar con Chenoa, Paulina Rubio o Shakira”

Está en forma. Joël Iriarte, más conocido como Joe Crepúsculo, catalán afincado en Madrid desde hace dos años, acaba de entregar su mejor trabajo hasta la fecha. Su séptimo álbum en apenas siete años, “Nuevos misterios”, ha supuesto mucho más que una digna continuación del disco que le colocó en la primera división del indie nacional y con las puertas abiertas a un público masivo: “Baile de magos”, aquel trabajo que contenía el adictivo rompepistas “Fábrica de baile”. Ahora, Crepus se ha vuelto a reinventar y ha dado una vuelta de tuerca a su estilo, combinando electrónica con palmas flamencas y con una mayor presencia de lo latino en un sonido que él, sin cortarse, denomina bakalao. “La verdad”, con la colaboración de La Prohibida y Supremme de Luxe, fue uno de los temas del pasado Orgullo. Y la interpretación de esta canción en la Plaza del Rey, con la aparición de ambas en el escenario cantando y dando palmas, el gran momento de las fiestas de Chueca.

¿Tienes la sensación de que has creado algo nuevo con “Nuevos misterios”?

Había un flamenco tecno, pero con el pop, dance, la electrónica… tal vez no se había hecho mucho. Estoy muy contento con el resultado porque he estado dos años perfilando el disco, limando el sonido, las letras, desde que me vine a Madrid. Siguen estado los elementos latinos, el bakalao, el pop, pero ahora se añaden otras cosas.

En el sonido del nuevo disco imagino que habrá tenido que ver mucho el estar en El Volcán, sello de Javier Liñán que alberga a artistas flamencos como Tomasito o Soleá Morente.

Obviamente, sí. Liñán, además de ser buen amigo, me ha hecho posible conocer a gente como Tomasito, Las Negris, Soleá, El Canijo…  Ha sido una unión muy buena y sigo conociendo a mucha gente a partir de él. Quedamos muchos días y nos vamos a Lavapiés a un garito a dar palmas.

¿Y han pillado a la primera tu particular forma de ver la música?

Curiosamente, la gente del flamenco y la rumba es muy acogedora. Les da igual lo que hagas que se lo pasan bien igualmente. Al menos es la sensación que yo tengo. Es más difícil en el pop, en el indie, que se supone que debería ser el género más abierto.

En el nuevo disco esta mezcla encaja muy bien, funciona, aunque a priori podría chirriar.

Quería hacer algo como con bajos gruesos y palmas a ver cómo funcionaba. Me ha hecho ilusión que fuera a parar a buen puerto. En “A fuego”, el primer single, la melodía es muy latina, parece una cumbia. Al principio tenía una imagen de Miami, con ese sonido de los 80.

La acogida de “Nuevos misterios” está siendo muy buena, aunque siempre están ahí tus detractores.

Desde que empecé no ha habido término medio. Han sido siempre como dos bandos, gente que estaba muy a favor o gente muy en contra. Con el paso del tiempo he ido puliendo el sonido y voy cantando mejor. Antes iba a por las primeras tomas de todo, con una esencia un poco punk, algo fresco. Tal vez hay gente que esa mejora no le ha gustado. Igual a mí, con el tiempo, tampoco me acaba gustando (risas).

¿Te importa lo que diga la crítica de tus trabajos?

Hombre, para la música que hago no me debería importar. Pero uno no es de hierro y a veces me afecta… y muchas veces no. Soy consciente de que la música que ofrezco no está dentro de los parámetros de un grupo pop de masas. Siempre intento hacer lo que me apetece.

DESTACADO “El éxito depende de que tengas una canción que llegue a la gente”

Has aumentado de público disco a disco.

En las grandes ciudades siempre ha venido a verme mucha gente, pero en las ciudades más pequeñas, no. Allí es donde he notado un aumento de público desde “Baile de magos”. Tengo la sensación de que el éxito, al final, depende de que tengas una canción que llegue a la gente. En ese sentido, “Baile de magos” y la canción “Fábrica de baile” han contribuido a llegar a mucha más gente.

¿Y cómo están funcionando los directos?

Tal vez el directo es ahora más divertido, llego más a la gente. El directo no se puede desarrollar sin el estudio, pero tengo la sensación de que la manera de llegar a la gente es con el directo y me lo tomo con mucha responsabilidad. Antes iba a lo que saliera y ahora no: la gente se lo tiene que pasar bomba. En un directo de bakalao es muy bueno estar todo el rato arengando a la gente, diciendo “¡arriba!”, y aunque parezca un poco de feria hay una reacción positiva. Si la gente ve que lo das todo hay una respuesta.

Es sorprendente tu falta de prejuicios, por ejemplo a la hora de definir lo que haces como bakalao.

Cuando empecé con esto y me preguntaban por mis influencias, decía que me gustaban Dire Straits o Supertramp. La gente lo veía como una gracia, cuando de verdad me gusta eso. Parece que a finales de los 90 no podías decir que te gustaba según qué cosas. Todo el mundo tenía que haber pasado por Sonic Youth o Joy Division, si no parecía que te estabas riendo. Tengo la sensación de que todo ha cambiado un poco.

El concierto de Madrid de presentación del nuevo disco fue muy especial, la gente estaba enloquecida con Las Negris y todos los demás invitados.

Sí, en el concierto del Ocho y Medio la gente estaba vibrando con Las Negris. También pasó con Tomasito el pasado enero en Taboo, que salió a bailar. Me parece precioso que se haya fusionado con mi música e incluso con mis espectadores y que sea de una manera fresca y natural. Me hace una ilusión brutal que sean capaces de llegar a esta gente. Yo al menos lo he hecho con mucha ilusión y pensaba que podía fusionarse bien. Música electrónica, hablando de cosas poéticas, con rumba, desparpajo…

¿Eres consciente  de que en tus directos hay bastante público gay?

Sí, imagino que hay un tipo de música que les entra más. Y el hecho de colaborar en el último disco con La Prohibida y Supremme Deluxe también ha ayudado, pero yo creo que siempre lo he tenido. La música electrónica con aspiraciones a pista de baile es más propensa. Aunque todos tenemos nuestros gustos independientemente de nuestra inclinación.

DESTACADO “Me hace ilusión haber contribuido a la regeneración de la música de la izquierda”

¿Cómo surgió lo de hacer una sintonía para Podemos?

Fue un encargo que me hicieron. Más que un himno era una sintonía para poner antes y después de los mítines. Le estuve dando a la cocotera muchísimo, escuchando muchos himnos, porque queríamos hacer algo que funcionara. Probé muchas cosas clásicas hasta que llegué a ésta, que parece una canción mía. Pero pensaba que la iban a tirar para atrás porque me parecía que era muy loca (risas). Se ve que la han utilizado y que ha gustado a unos y a otros no. Me hace ilusión haber contribuido un poco a la regeneración de la música de la izquierda, que también pueda ser electrónica o bakalao.

¿Qué opinas sobre los himnos de otros partidos?

Reconozco que el del PP les funciona, está muy bien hecho. En tres segundos ya conoces la melodía, que nos martiriza a todos.

En los últimos tiempos existe una corriente según la cual los músicos deben posicionarse políticamente y hablar más de compromiso en sus letras. ¿Qué te parece?

A mí no me gusta que me digan lo que tengo que hacer, me parece horrible. Tengo mis ideas políticas y no tengo por qué meterlas en la música, salvo esta colaboración con Podemos. A mí me gusta hablar de lo que hablo, lo que no significa que sea apolítico. Es como si me dicen, “hostia, tienes que hablar más de amor, que es lo que mueve a las personas”. Me parece un poco tiránico.

En tus últimos discos tiendes a acortar más las letras.

Sí, pero no es algo intencionado, ha salido así. Te das cuenta de que funciona y viendo lo que pasó con “La fábrica de baile” pues sin pensarlo mucho lo he ido haciendo así.

¿Cuántas veces han llamado “Nuevos ministerios”, y no “Nuevos misterios”, a tu disco en Madrid?

Muchísimas (risas). Pero yo también lo digo a veces, porque me interesaba mucho como broma. Uno de los motivos de titularlo así era por la broma.

Hablando de Madrid, ¿cómo ves el cambio político en la capital?

Es esperanzador. Lo hablaba con un amigo en Barcelona y me daba la enhorabuena. Ahora hay que gobernar y ver qué pasa, a ver si dejan hacer las cosas. Estamos frente a una nueva situación y hay que ver cómo se desarrolla.

Y sobre el proceso soberanista, ¿qué opinas?

Soy catalán y ahora vivo en Madrid. Me fui de Cataluña hace cuatro o cinco años y cuando empezó todo este asuntó me cogió fuera. Si estuviera allí lo viviría de otra manera. Lo que hay en Cataluña es una reacción de negatividad y se podía haber solucionado de una manera, pero se ha hecho todo lo contrario: se han dado motivos para que a los catalanes les apetezca menos estar en España. Entiendo el movimiento independentista y entiendo que también se ha alimentado mucho desde Madrid para conseguir un beneficio político.

¿Has notado hostilidad en Madrid hacia esas historias?

Jamás. Nunca he notado ningún tipo de cosa rara y espero no notarlo nunca.

Has colaborado con mucha gente, Tomasito, Las Negris, Russian Red, Fernando Alfaro, La Prohibida… Dinos alguien con quien te haría mucha ilusión colaborar. Mejor si es alguien inalcanzable.

En España, me gustaría pensar que no hay alguien imposible, encerrado en una torre de cristal. (Se lo piensa unos segundos) Chenoa me gustaría, también Paulina Rubio o Shakira…

Tags: , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top ↑