"No creem..." /> Los Koplowitz, la nueva esperanza del tecnopop con "recado" - Madrid Paraiso Gay


Actualidad

Published on 28 de octubre de 2015 | by MPG

0

Los Koplowitz, la nueva esperanza del tecnopop con “recado”

“No creemos en un público gay como tal para la música” (PDF versión impresa)

Este dúo alicantino-madrileño hará las delicias de los fans de Chico y Chica y de Meteosat. Los Koplowitz aterrizan en la escena tecnopop con un excelente debut, “Cotarro y criterio”. Como para perdérselos.

Por Toni Moreno

A veces pasa. Escuchas una canción y tiene algo que te engancha, hasta el punto de que no te la puedes quitar de la cabeza en todo el día. A nosotros nos pasó con “Culjanter”, el primer single del álbum de debut de Los Koplowitz, “Cotarro y criterio”, cuya primera parte, “Cotarro”, lanzaron el pasado julio (“Criterio” llegará antes de que acabe el año). Un tema bailable, construido sobre una base sólida de electropop que destaca por su letra ácida, que se ríe del petardeo del mundo de la moda y del famoseo a partes iguales. Por si esto fuera poco, “Culjanter” cuenta con la colaboración de la ex Meteosat Diana Aller, que regresa así a la música aunque sea de forma pasajera. Escuchando a Los Koplowitz nos acordamos del espíritu de sellos como Spicnic o Austrohúngaro, de canciones de grupos como Chico y Chica o Meteosat… Pero este dúo tiene la suficiente personalidad como para ser reivindicado como la nueva esperanza de la música electrónica nacional con aspiraciones de pista de baile. Los Koplowitz han llegado para quedarse. Permanezcan atentos a la nueva ola Koplowa: no digan que no les avisamos.

Ponednos un poco en situación. ¿Quiénes son Los Koplowitz?

Los Koplowitz somos Germán y Andrés, amigos y hermanos artísticos. Empezamos en 2001 o así, muy jóvenes, cada uno tenía un proyecto musical y nos juntamos para hacer un fanzine. Total, que escribiéndolo decidimos montar un grupo de chunda-chunda inspirado en Don Julio y los Chocolas, Chicks on Speed, Austrohúngaro y poco más, con unas amigas nuestras que tienen mucho arte, muy inspiradoras. Se llamó Las Modernas (ni qué decir tiene que aún no existía la generación Fotolog, el festival Mira una Moderna, ni el resto de escena denominada “moderneo”). Grabamos una casete inédita “Una noche con Las Modernas” y dimos algunos conciertos con amigos, ellas tenían muchas ganas de cachondeo, pero pocas de aprenderse las canciones, así que al final se puso de manifiesto que los que queríamos tirar para adelante éramos nosotros, los promotores, así pasamos a llamarnos Los Koplowitz. Con este nombre hemos editado 5 maquetas entre 2004 y 2010, autograbadas, autoproducidas, autotodo, sin más pretensión que crear lo que nos salía y pasarlo bien. Nunca nos hemos disuelto pero tampoco hemos sido muy regulares editando canciones. Después de un tiempo largo sin grabar teníamos un número importante de canciones que, además, nos parecía que no estaban nada mal, así que decidimos ir un poquito más en serio esta vez y grabar un disco disco, con más calidad, ingeniero de sonido, unos videoclips hechos por profesionales (amigos, eso sí), colaboraciones estelares y ese tipo de cosas.

¿Qué es la nueva ola koplowa? ¿Cómo la definiríais?

Es nuestro estilo en esta nueva etapa, como un 2.0. Representa la frescura de Las Modernas retomada, un sonido más accesible, unas melodías más pop, conservando el punk para la actitud y el techno para el envoltorio, pero menos crudo que antes.

Los Koplowitz

Tuneando un poco el refrán, dime quién colabora en tu disco y te diré quién eres. En “Cotarro” está Diana Aller, Raúl Querido… y seguro que me dejo alguien para “Criterio”. ¿Cómo han surgido esas colaboraciones?

Nuestras canciones suelen tener partes pensadas para ser cantadas por otras voces, normalmente tirábamos de nuestras antiguas compañeras u otros amigos. A Diana siempre la hemos admirado y nos parecía que encajaba muy bien en Culjanter y, aunque ahora no se dedique a la música, pensamos que era muy representativa del sitio del que veníamos; a Raúl lo conocíamos de hacía poco pero pensamos que su voz pondría el contrapunto ideal a las nuestras en el tema “Las Progreso”. Además, la letra le pegaba muchísimo. A ambos se lo sugerimos por un medio tan frío como internet y aceptaron sin problemas. Además de su arte y su disposición son personas de esas en las que piensas y te sale un sonrisa. En “Criterio” habrá más colaboradores pero ahora no lo vamos a decir, que nos enrollamos mucho.

A finales de julio presentasteis “Cotarro”, la primera parte de “Cotarro y criterio”. Qué significa este trabajo dividido en dos partes para vosotros y qué esperáis de él. ¿Lo vais a sacar en formato físico con algún sello? 

Pues está concebido como una cara A y una cara B de un vinilo de toda la vida, pero aún no está decidido si lo editaremos físicamente. “Cotarro” es la parte más divertida y fresca, más cercana a lo que habíamos hecho en nuestros comienzos, y “Criterio” tiene un toque más frío y enigmático, igual luego no le gusta a la misma gente. Después de tanto tiempo sin editar nada no nos apetecía llegar de golpe con catorce canciones así que, como lo teníamos concebido así y además no se iba a editar en vinilo de momento, decidimos lanzar primero “Cotarro” y luego “Criterio”, para que dé más tiempo de digerirlo.

Por cierto, ¿para cuándo está previsto el lanzamiento de “Criterio”?

En noviembre saldrá el primer single de esa parte, se llama “Democracia (is not enough)”, con su videoclip correspondiente y seguramente un remix. Antes de que acabe el año estará disponible “Criterio” entero.

“Queríamos hacer una canción sobre los tecnócratas pero se nos adelantaron los Punsetes”

“A nuestras letras, por chorras que parezcan, les prestamos mucha atención”

Vuestro single, “Culjanter”, es una crítica con mucho humor e ironía al mundillo del famoseo y la moda. Además de hacer temas pegadizos y muy bailables, ¿qué buscan Los Koplowitz con sus letras?

Nos alegra que nos hagas esa pregunta. A nuestras letras, por chorras que parezcan, les prestamos mucha atención, nos fijamos en el mundo que nos rodea con un punto de vista que es una mezcla de inquietud, critiqueo y cachondeo. En ese punto de vista nos influyó en nuestros comienzos el fanzine Yoyó, de ahí lo representativa que es Diana Aller (ella y también el ex Meteosat Borja Prieto eran los autores de este legendario fanzine). Puede ser que una melodía o un sonido nuestro se parezca a algo que han hecho ya, pero una letra no, al menos no a conciencia. Sólo hablamos de cosas que nos inspiran, nos encienden la chispa y creemos que es necesario decir algo al respecto. Un ejemplo: queríamos hacer una canción sobre la tecnocracia porque el asunto nos inspiraba, teníamos la idea y algunas frases cuando Los Punsetes publicaron “Los tecnócratas” y dejó de interesarnos hacerla porque habían dicho lo que había que decir y muy bien dicho.

Hasta el momento cuáles son los mayores hitos de Los Koplowitz y los objetivos que os planteáis a medio y largo plazo.

Pues no sabríamos decirte, “Cotarro y Criterio”, el videoclip de “Culjanter” y el que viene de camino podrían ser hitos en sí mismos. También haber llegado hasta aquí… En cuanto a los objetivos, queremos tocar más en concierto, llegar a más público, seguir disfrutando de esto, seguir conociendo gente con tino, que nos hagan más entrevistas como ésta, rodar más videoclips de canciones del disco que ya se van perfilando como candidatas… y después de todo eso no podemos decir qué vendrá, a ello trata de responder una canción que cerrará Criterio y se llama “Lo Último”.

¿Os gustaría ser un grupo masivo o estáis contentos con vuestro estatus de grupo conocido por unos pocos pero con un público fiel? ¿Llegarán a sonar alguna vez Los Koplowitz en los 40?

Nuestro estatus nos encanta, nuestro público es genial, y cuanto mayor sea, mejor, así tocaríamos más en directo, intercambiaríamos más experiencias y tendríamos más ocasión de disfrutar con la música, en definitiva, que es por lo que estamos en esto. Ahora bien, una cosa es aumentar de público y otra llegar a sonar en medios mainstream cosa que, mientras que esas listas no estén encabezadas por bandas como Ellos, La Bien Querida, El Columpio Asesino y cosas así, no nos interesa.

“A nadie le debe importar la orientación sexual de otro a menos que se quiera acostar con ese otro”

Los Koplowitz
¿Os consideráis un grupo para el público gay o vuestra meta es llegar una audiencia general sin distinciones?

Siempre hemos creído que llegamos a una audiencia general sin distinciones, no sabemos cuántos de nuestros fans se acuestan con personas de su mismo sexo. Tenemos un estilo que cuesta de pillar a la primera: cuanto menos prejuicios tenga, menos genérico y más desenfadado es el oyente, más fácil que nos pille el rollo. ¿Que ahí encajan muchos homosexuales?, pues genial. De hecho, en “Criterio” habrá una canción, “Target”, que seguro gustará mucho a ese colectivo. Pero no creemos en un público gay como tal para la música, creemos que la sociedad debe saltar ciertas barreras; a nadie le importa si alguien es vegetariano a menos que le quiera invitar a comer, ¿no? Pues del mismo modo a nadie le debe importar la orientación sexual de otro a menos que se quiera acostar con ese otro. Por eso, cuando uno se sube a un escenario no canta a unos o a otros, canta a quien quiera escucharle y ese público puede ser sorprendentemente variado. Como dice nuestra paisana, Eva, vocalista de “4 en Alicante” (se refieren al grupo que protagonizó el serial creado por Chico y Chica), ahora lo que hay es diversidad.

No creemos que a la gente que viene a vernos le apetezca que estemos concentrados en tocar sintetizadores y demás en lugar de mirarles a la cara, gesticular y bailar al ritmo de las bases”

Los ensayos los hacemos a distancia, decidimos el tracklist de los conciertos vía whatsapp”

¿Es complicado tener un grupo con sus dos miembros separados por cientos de kilómetros de distancia? ¿Cómo os planteáis los ensayos, las grabaciones, etc?

No es complicado, fue así desde el principio, inventamos Las Modernas el verano antes de que Andrés se fuese a Madrid con 18 años, dejando nuestro pueblo natal, en el que vive Germán y tenemos la sede física con instrumentos, ropajes y demás. Para las grabaciones, por supuesto, tenemos que estar juntos, así que aprovechamos las múltiples visitas de Andrés a su tierra natal alicantina. Los ensayos los hacemos a distancia, decidimos el tracklist vía whatsapp, montamos la base de todo el concierto y cada uno ensaya lo suyo. Antes de tocar, una vez estamos juntos, procuramos hacer algún ensayo general, si da tiempo. El único inconveniente es que con esta manera de funcionar se ensaya la voz, que bastante atención requiere con la velocidad que llevan nuestras letras, el resto de instrumentos es más complejo ensayarlos a distancia por lo que a la hora de la verdad no tocamos demasiado la cacharrería. Es una asignatura pendiente, pero tampoco nos va mal así, no creemos que a la gente que viene a vernos le apetezca que estemos concentrados en tocar sintetizadores y demás en lugar de mirarles a la cara, gesticular y bailar al ritmo de las bases. Ya lo dice la letra de la canción que abre “Cotarro”, “Shout and Dance”: “we have no band, we’ll just click‘play’”.

“En un futuro nos gustaría colaborar con Caliza, que para nosotros es la revelación de este año, o con Las Bistecs”

Los Koplowitz

¿Qué colaboración os gustaría para futuros trabajos de Los Koplowitz? ¿Para quién escribiríais una canción?

Escribiendo canciones para otros no nos vemos, la verdad, tal vez somos muy nuestros o es que somos malos músicos, o un poco de cada, pero solo nos vemos componiendo para nosotros. Otra cosa son remixes y colaboraciones, en eso sí nos movemos con soltura. En un futuro nos gustaría colaborar con Caliza, que para nosotros es la revelación de este año, o con Las Bistecs, que creemos que tienen mucho de Les Biscuits Salés y nos encanta.

¿Y con qué grupo o artista os gustaría compartir escenario?

Pues con los que acabamos de citar y con Joe Crepúsculo, Hidrogenesse, Los Directivos, Die Katapult, El Último Vecino, Chicks on Speed, Numéro #, Schwefelgelb… y con otros que seguramente pegamos menos como Triángulo de Amor Bizarro, Lorena Álvarez o Los Punsetes.

 

INFLUENCIAS EN FORMATO DÚO

Escuchando a Los Koplowitz se adivinan influencias de Chico y Chica, de Astrud e Hidrogenesse, de los primeros Ellos, de Meteosat, claro, e incluso de Ojete Calor, el dúo de los “chanantes” Carlos Areces y Aníbal Gómez. “Pues nos gustan todos mucho y sí, aciertas, son influencias aunque de manera inconsciente, no es que intentemos parecernos a nadie, sería absurdo”, afirman.

Chico y Chica

El dúo de Bilbao, grupo emblema del sello Austrohúngaro -Astrud les dedicó su hit “Todo nos parece una mierda (menos lo vuestro)”-, ha sido una influencia clara para muchos grupos, entre ellos Los Koplowitz, por su actitud y por unas canciones que forman parte de la banda sonora personal de mucha gente. “De Chico y Chica destacaríamos sus letras divertidas, inteligentes y personales. Construyen un universo que muchos fans hemos hecho nuestro”.

Hidrogenesse

El grupo formado por Genís Segarra y Carlos Ballesteros es otro espejo en el que mirarse para muchos grupos. Con una carrera en ascenso imparable, su último disco, “Roma”, aparecerá, sin duda, en las listas de lo mejor de 2015. “De ellos nos quedaríamos con su manera de crear auténtica y salvaje, arty pero real, con alma”.

Ellos

La llegada de los madrileños Ellos supuso un soplo de aire fresco con su primer trabajo, “Lo tuyo no tiene nombre”, allá por 2001. Un extraño caso de canciones con gancho que, de manera inexplicable, no han llegado a las audiencias masivas para las que estaban destinadas. “De Ellos reseñaríamos las melodías perfectas y su sonido luminoso. Creemos que deberían tener muchísimos más fans, llegar a lo que llaman gran público”.

Ojete Calor

Muchos conocerán a Carlos Areces por su faceta como actor en películas como “Balada triste de trompeta” (Alex de la Iglesia, 2010) o “Los amantes pasajeros” (Pedro Almodóvar, 2013). Pero este dibujante y humorista se dio a conocer en “La hora chanante” y “Muchachada Nui”. Con Aníbal Gómez, también “chanante”, formó este dúo con muchas similitudes con Los Koplowitz. “No se puede considerar influencia propiamente dicha porque son posteriores a nosotros, pero uno de ellos viene de Insulina and the Ponny Girls, que eran lo más parecido a Las Modernas, así que hay conexión metafísica”.

Meteosat

Pero sus influencias no se limitan sólo a dúos. El grupo de Diana Aller -que colabora en “Culjanter”-, Borja Prieto y el periodista Nacho Escolar significó mucho para Los Koplowitz. “Meteosat vinieron a decir que el punk es una actitud vital, no una escena pesada y aburrida; que si querías montarte un grupo solo necesitabas ganas y desparpajo, y que había que divertirse y dejar de imitar a grupos extranjeros. Es algo que hay que seguir aplaudiendo”.

De Neon Judgement a Los Nikis

Los Koplowitz nos advierten que no todo queda en estos grupos nacionales, también hay influencias foráneas y algún combo más de aquí: “Nos influyen muchas cosas más y muy variadas como los grupos centroeuropeos de finales de los noventa, The Neon Judgement, Crash Course in Science… los grupos del sello Spicnic, Kraftwerk, Sylvester Boy, las primeras Le Tigre, Los Nikis, Xeno and Oaklander, DAT Politics…”.

Tags: , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top ↑